SMW Tema Global 2021
 

Tema global: Reinvención

"¿Reconstruir los sistemas de marketing en los medios sociales?"

La necesidad es la madre de la invención, al menos eso dice el proverbio inglés. Básicamente significa que la principal fuerza motora de la mayoría de los nuevos inventos es una necesidad o un propósito impulsor.

Si hemos aprendido algo de los tumultuosos y catastróficos acontecimientos de 2020, es que necesitamos hacer cambios sustanciales e incluso sistémicos en la sociedad y especialmente en nuestra industria. Los focos del escrutinio nunca han sido tan brillantes y lo que está a la vista de todos es un panorama empresarial que no ha sabido responder adecuadamente al momento.

La gran reinvención

Rishad Tobacawala, autor, gurú del marketing y antiguo director de crecimiento de Publicis, dice que estamos en medio de una Gran Re-Invención de la sociedad, de los negocios y de nosotros mismos.

Lo que quiere decir es que a nivel macro, cuando nos enfrentamos al cambio social y a la incertidumbre económica, los sistemas se someten a una especie de prueba de estrés. Todos los sistemas pasan por ella, el gobierno, la sanidad, la educación, las infraestructuras, los negocios y, por supuesto, el marketing, y en 2020, muchos de estos sistemas fracasaron o, como mínimo, se doblaron bajo el peso de su propia arrogancia.

Cómo nos están fallando nuestros sistemas

El sistema de marketing fracasó, y sigue agotándose por la falta de estrategia frente a la táctica, la obsesión por los beneficios a corto plazo, la glorificación de lo que brilla en redes sociales, un océano de datos no deseados y francamente irrelevantes, la última tecnología o herramientas y, probablemente lo más importante, la incapacidad de los profesionales del marketing para ponerse en la piel de sus clientes y liderar con empatía.

Hay una razón por la que muchos mensajes de marca durante los primeros días de la pandemia eran trillados, clichés y, en muchos casos, completamente sordos, o por la que los mercadólogos se sintieran paralizados cuando la desigualdad racial condujo a un levantamiento, protestas y disturbios civiles. Como profesionales del marketing, no estábamos preparados para responder rápidamente y adaptarnos al movimiento. La razón por la que sólo hay unos pocos ejemplos destacados durante este período, incluyendo a empresas como Postmates, P&G, Clorox, Aviation Gin y AirBnb, se reduce a si sus valores de marca, su liderazgo y sus mensajes estaban basados en algo más grande que sus propias organizaciones.

Estos ejemplos, tanto los fracasos como los éxitos, deberían obligarnos a analizar todos los aspectos de nuestro sector y a plantearnos preguntas importantes, como qué representa realmente nuestra marca, si nuestro liderazgo encarna los principios del marketing basados en la empatía y en el ser humano, si nuestro mensaje es correcto y si nos comprometemos adecuadamente a través de los medios en los que nos comunicamos. Y lo que es más importante, ¿cómo debemos reinventarnos y cómo debemos responder como mercadólogos a los retos de nuestro tiempo?

Reinvención frente a invención

Durante los periodos de grandes perturbaciones y cambios sociales y empresariales también experimentamos algo realmente extraordinario: la invención y el ingenio. La creación de algo nuevo. El Ave Fénix que resurge de las cenizas.

Hay empresas y marcas que existen hoy en día y que se han convertido en líderes de su categoría, como AirBnb, Uber, Pinterest, etc., que se inventaron después de la Gran Recesión de 2008. Habrá negocios y marcas que se inventarán en 2020 y en los próximos años que serán igualmente disruptivos. Esto es seguro. La invención es buena. La invención es sexy y genial. Pero, ¿qué necesita ser reinventado? ¿Qué significa este momento en términos de arreglar lo que está roto y diseñar nuevos sistemas para la forma en que hacemos marketing?

En su artículo de octubre de 2020 "The ABCDE of Marketing Re-Invented", Rishad Tobacawala aborda esta cuestión desarrollando un marco de trabajo sobre cómo ha cambiado el marketing y cómo está cambiando en el futuro.

A = Audiencia
B = Marca
C = Contenido
D = Datos
E = Empresa

Al adaptar el marco ABCDE para la reinvención, hemos elaborado una lista de preguntas que, en nuestra opinión, representan las áreas prioritarias en las que debemos centrarnos:

 

  • Audiencias: ¿A quién nos dirigimos, cómo los encontramos y cómo ha cambiado su mentalidad? ¿Cómo podemos pensar en las personas y no en los consumidores?
  • La marca: Las marcas siguen siendo importantes, pero la forma de construirlas está cambiando mucho y nuestra relación con ellas es complicada. ¿Cómo deben influir la experiencia y el propósito en la estrategia de marca?
  • El contenido: Siempre ha sido la clave del marketing, pero ahora hay mucho más, hay nuevas formas de hacerlo, más rápidas y más baratas, así que ¿cómo nos abrimos paso entre el ruido?
  • Datos: Los datos son la clave del futuro del marketing, pero muy pocas empresas encontrarán una ventaja competitiva en la forma de utilizarlos. ¿Cómo podemos centrarnos en la calidad frente a la cantidad?
  • Empresa: Una empresa de progreso es aquella en la que la información y la toma de decisiones son transparentes y los líderes son responsables. ¿Cómo devolvemos el poder a las personas e inspiramos a los líderes para que se aparten de su camino?

¿Dónde empieza la reinvención?

Creemos que la reinvención comienza con el reconocimiento de lo que no funciona, con la formulación de las preguntas más difíciles e importantes y con la voluntad de aceptar la idea de que el cambio, aunque sea duro o potencialmente costoso a corto plazo, es lo que nos permitirá sobrevivir y prosperar en el futuro.

Gran parte del cambio que hemos experimentado en los últimos años ha sido impulsado por la tecnología, e imaginamos que este cambio continuará e incluso se acelerará, pero como profesionales de mercadotecnia, el cambio que deberíamos querer, el tipo de futuro que deberíamos trabajar duro para realizar, es uno que sea primero el ser humano y segundo la tecnología. 

Con muchas incertidumbres todavía sobre el futuro, deberíamos unirnos y comprometernos a que 2021 y el 2022 sea el año en que nuestra industria se someta a la mayor reinvención de nuestra vida y que el resultado por el que nos esforzamos sea más equitativo, justo y positivo y menos extractivo, explotador y divisivo.

 

Tema global: Reinvención

"¿Reconstruir los sistemas de marketing en los medios sociales?"

La necesidad es la madre de la invención, al menos eso dice el proverbio inglés. Básicamente significa que la principal fuerza motora de la mayoría de los nuevos inventos es una necesidad o un propósito impulsor.

Si hemos aprendido algo de los tumultuosos y catastróficos acontecimientos de 2020, es que necesitamos hacer cambios sustanciales e incluso sistémicos en la sociedad y especialmente en nuestra industria. Los focos del escrutinio nunca han sido tan brillantes y lo que está a la vista de todos es un panorama empresarial que no ha sabido responder adecuadamente al momento.

La gran reinvención

Rishad Tobacawala, autor, gurú del marketing y antiguo director de crecimiento de Publicis, dice que estamos en medio de una Gran Re-Invención de la sociedad, de los negocios y de nosotros mismos.

Lo que quiere decir es que a nivel macro, cuando nos enfrentamos al cambio social y a la incertidumbre económica, los sistemas se someten a una especie de prueba de estrés. Todos los sistemas pasan por ella, el gobierno, la sanidad, la educación, las infraestructuras, los negocios y, por supuesto, el marketing, y en 2020, muchos de estos sistemas fracasaron o, como mínimo, se doblaron bajo el peso de su propia arrogancia.

Cómo nos están fallando nuestros sistemas

El sistema de marketing fracasó, y sigue agotándose por la falta de estrategia frente a la táctica, la obsesión por los beneficios a corto plazo, la glorificación de lo que brilla en redes sociales, un océano de datos no deseados y francamente irrelevantes, la última tecnología o herramientas y, probablemente lo más importante, la incapacidad de los profesionales del marketing para ponerse en la piel de sus clientes y liderar con empatía.

Hay una razón por la que muchos mensajes de marca durante los primeros días de la pandemia eran trillados, clichés y, en muchos casos, completamente sordos, o por la que los mercadólogos se sintieran paralizados cuando la desigualdad racial condujo a un levantamiento, protestas y disturbios civiles. Como profesionales del marketing, no estábamos preparados para responder rápidamente y adaptarnos al movimiento. La razón por la que sólo hay unos pocos ejemplos destacados durante este período, incluyendo a empresas como Postmates, P&G, Clorox, Aviation Gin y AirBnb, se reduce a si sus valores de marca, su liderazgo y sus mensajes estaban basados en algo más grande que sus propias organizaciones.

Estos ejemplos, tanto los fracasos como los éxitos, deberían obligarnos a analizar todos los aspectos de nuestro sector y a plantearnos preguntas importantes, como qué representa realmente nuestra marca, si nuestro liderazgo encarna los principios del marketing basados en la empatía y en el ser humano, si nuestro mensaje es correcto y si nos comprometemos adecuadamente a través de los medios en los que nos comunicamos. Y lo que es más importante, ¿cómo debemos reinventarnos y cómo debemos responder como mercadólogos a los retos de nuestro tiempo?

Reinvención frente a invención

Durante los periodos de grandes perturbaciones y cambios sociales y empresariales también experimentamos algo realmente extraordinario: la invención y el ingenio. La creación de algo nuevo. El Ave Fénix que resurge de las cenizas.

Hay empresas y marcas que existen hoy en día y que se han convertido en líderes de su categoría, como AirBnb, Uber, Pinterest, etc., que se inventaron después de la Gran Recesión de 2008. Habrá negocios y marcas que se inventarán en 2020 y en los próximos años que serán igualmente disruptivos. Esto es seguro. La invención es buena. La invención es sexy y genial. Pero, ¿qué necesita ser reinventado? ¿Qué significa este momento en términos de arreglar lo que está roto y diseñar nuevos sistemas para la forma en que hacemos marketing?

En su artículo de octubre de 2020 "The ABCDE of Marketing Re-Invented", Rishad Tobacawala aborda esta cuestión desarrollando un marco de trabajo sobre cómo ha cambiado el marketing y cómo está cambiando en el futuro.

A = Audiencia
B = Marca
C = Contenido
D = Datos
E = Empresa

Al adaptar el marco ABCDE para la reinvención, hemos elaborado una lista de preguntas que, en nuestra opinión, representan las áreas prioritarias en las que debemos centrarnos:

 

  • Audiencias: ¿A quién nos dirigimos, cómo los encontramos y cómo ha cambiado su mentalidad? ¿Cómo podemos pensar en las personas y no en los consumidores?
  • La marca: Las marcas siguen siendo importantes, pero la forma de construirlas está cambiando mucho y nuestra relación con ellas es complicada. ¿Cómo deben influir la experiencia y el propósito en la estrategia de marca?
  • El contenido: Siempre ha sido la clave del marketing, pero ahora hay mucho más, hay nuevas formas de hacerlo, más rápidas y más baratas, así que ¿cómo nos abrimos paso entre el ruido?
  • Datos: Los datos son la clave del futuro del marketing, pero muy pocas empresas encontrarán una ventaja competitiva en la forma de utilizarlos. ¿Cómo podemos centrarnos en la calidad frente a la cantidad?
  • Empresa: Una empresa de progreso es aquella en la que la información y la toma de decisiones son transparentes y los líderes son responsables. ¿Cómo devolvemos el poder a las personas e inspiramos a los líderes para que se aparten de su camino?

¿Dónde empieza la reinvención?

Creemos que la reinvención comienza con el reconocimiento de lo que no funciona, con la formulación de las preguntas más difíciles e importantes y con la voluntad de aceptar la idea de que el cambio, aunque sea duro o potencialmente costoso a corto plazo, es lo que nos permitirá sobrevivir y prosperar en el futuro.

Gran parte del cambio que hemos experimentado en los últimos años ha sido impulsado por la tecnología, e imaginamos que este cambio continuará e incluso se acelerará, pero como profesionales de mercadotecnia, el cambio que deberíamos querer, el tipo de futuro que deberíamos trabajar duro para realizar, es uno que sea primero el ser humano y segundo la tecnología. 

Con muchas incertidumbres todavía sobre el futuro, deberíamos unirnos y comprometernos a que 2021 y el 2022 sea el año en que nuestra industria se someta a la mayor reinvención de nuestra vida y que el resultado por el que nos esforzamos sea más equitativo, justo y positivo y menos extractivo, explotador y divisivo.

 

Tema global: Reinvención

"¿Reconstruir los sistemas de marketing en los medios sociales?"

La necesidad es la madre de la invención, al menos eso dice el proverbio inglés. Básicamente significa que la principal fuerza motora de la mayoría de los nuevos inventos es una necesidad o un propósito impulsor.

Si hemos aprendido algo de los tumultuosos y catastróficos acontecimientos de 2020, es que necesitamos hacer cambios sustanciales e incluso sistémicos en la sociedad y especialmente en nuestra industria. Los focos del escrutinio nunca han sido tan brillantes y lo que está a la vista de todos es un panorama empresarial que no ha sabido responder adecuadamente al momento.

La gran reinvención

Rishad Tobacawala, autor, gurú del marketing y antiguo director de crecimiento de Publicis, dice que estamos en medio de una Gran Re-Invención de la sociedad, de los negocios y de nosotros mismos.

Lo que quiere decir es que a nivel macro, cuando nos enfrentamos al cambio social y a la incertidumbre económica, los sistemas se someten a una especie de prueba de estrés. Todos los sistemas pasan por ella, el gobierno, la sanidad, la educación, las infraestructuras, los negocios y, por supuesto, el marketing, y en 2020, muchos de estos sistemas fracasaron o, como mínimo, se doblaron bajo el peso de su propia arrogancia.

Cómo nos están fallando nuestros sistemas

El sistema de marketing fracasó, y sigue agotándose por la falta de estrategia frente a la táctica, la obsesión por los beneficios a corto plazo, la glorificación de lo que brilla en redes sociales, un océano de datos no deseados y francamente irrelevantes, la última tecnología o herramientas y, probablemente lo más importante, la incapacidad de los profesionales del marketing para ponerse en la piel de sus clientes y liderar con empatía.

Hay una razón por la que muchos mensajes de marca durante los primeros días de la pandemia eran trillados, clichés y, en muchos casos, completamente sordos, o por la que los mercadólogos se sintieran paralizados cuando la desigualdad racial condujo a un levantamiento, protestas y disturbios civiles. Como profesionales del marketing, no estábamos preparados para responder rápidamente y adaptarnos al movimiento. La razón por la que sólo hay unos pocos ejemplos destacados durante este período, incluyendo a empresas como Postmates, P&G, Clorox, Aviation Gin y AirBnb, se reduce a si sus valores de marca, su liderazgo y sus mensajes estaban basados en algo más grande que sus propias organizaciones.

Estos ejemplos, tanto los fracasos como los éxitos, deberían obligarnos a analizar todos los aspectos de nuestro sector y a plantearnos preguntas importantes, como qué representa realmente nuestra marca, si nuestro liderazgo encarna los principios del marketing basados en la empatía y en el ser humano, si nuestro mensaje es correcto y si nos comprometemos adecuadamente a través de los medios en los que nos comunicamos. Y lo que es más importante, ¿cómo debemos reinventarnos y cómo debemos responder como mercadólogos a los retos de nuestro tiempo?

Reinvención frente a invención

Durante los periodos de grandes perturbaciones y cambios sociales y empresariales también experimentamos algo realmente extraordinario: la invención y el ingenio. La creación de algo nuevo. El Ave Fénix que resurge de las cenizas.

Hay empresas y marcas que existen hoy en día y que se han convertido en líderes de su categoría, como AirBnb, Uber, Pinterest, etc., que se inventaron después de la Gran Recesión de 2008. Habrá negocios y marcas que se inventarán en 2020 y en los próximos años que serán igualmente disruptivos. Esto es seguro. La invención es buena. La invención es sexy y genial. Pero, ¿qué necesita ser reinventado? ¿Qué significa este momento en términos de arreglar lo que está roto y diseñar nuevos sistemas para la forma en que hacemos marketing?

En su artículo de octubre de 2020 "The ABCDE of Marketing Re-Invented", Rishad Tobacawala aborda esta cuestión desarrollando un marco de trabajo sobre cómo ha cambiado el marketing y cómo está cambiando en el futuro.

A = Audiencia
B = Marca
C = Contenido
D = Datos
E = Empresa

Al adaptar el marco ABCDE para la reinvención, hemos elaborado una lista de preguntas que, en nuestra opinión, representan las áreas prioritarias en las que debemos centrarnos:

 

  • Audiencias: ¿A quién nos dirigimos, cómo los encontramos y cómo ha cambiado su mentalidad? ¿Cómo podemos pensar en las personas y no en los consumidores?
  • La marca: Las marcas siguen siendo importantes, pero la forma de construirlas está cambiando mucho y nuestra relación con ellas es complicada. ¿Cómo deben influir la experiencia y el propósito en la estrategia de marca?
  • El contenido: Siempre ha sido la clave del marketing, pero ahora hay mucho más, hay nuevas formas de hacerlo, más rápidas y más baratas, así que ¿cómo nos abrimos paso entre el ruido?
  • Datos: Los datos son la clave del futuro del marketing, pero muy pocas empresas encontrarán una ventaja competitiva en la forma de utilizarlos. ¿Cómo podemos centrarnos en la calidad frente a la cantidad?
  • Empresa: Una empresa de progreso es aquella en la que la información y la toma de decisiones son transparentes y los líderes son responsables. ¿Cómo devolvemos el poder a las personas e inspiramos a los líderes para que se aparten de su camino?

¿Dónde empieza la reinvención?

Creemos que la reinvención comienza con el reconocimiento de lo que no funciona, con la formulación de las preguntas más difíciles e importantes y con la voluntad de aceptar la idea de que el cambio, aunque sea duro o potencialmente costoso a corto plazo, es lo que nos permitirá sobrevivir y prosperar en el futuro.

Gran parte del cambio que hemos experimentado en los últimos años ha sido impulsado por la tecnología, e imaginamos que este cambio continuará e incluso se acelerará, pero como profesionales de mercadotecnia, el cambio que deberíamos querer, el tipo de futuro que deberíamos trabajar duro para realizar, es uno que sea primero el ser humano y segundo la tecnología. 

Con muchas incertidumbres todavía sobre el futuro, deberíamos unirnos y comprometernos a que 2021 y el 2022 sea el año en que nuestra industria se someta a la mayor reinvención de nuestra vida y que el resultado por el que nos esforzamos sea más equitativo, justo y positivo y menos extractivo, explotador y divisivo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *